LA MONSTRUOSIDAD HUMANA Y LOS CUENTOS

image

Como hemos visto y seguiremos viendo, muchos cuentos de hadas (tanto en las versiones de los hermanos Grimm como incluso anteriores) están repletos de las pulsiones humanas más sórdidas que podamos imaginar, de tal punto que poco tienen que envidiar a las historias de terror más perturbadoras. Asesinato, canibalismo, necrofilia, incesto, bestialismo… prácticamente cualquier aberración tiene cabida en estos cuentos con los que los niños han ido a dormir desde siempre.

¿Y si les dijera que en las versiones más antiguas del cuento de Blancanieves no era su madrastra quien ansiaba matarla, sino nada menos que su propia madre? ¿O que en una versión primigenia de La bella durmiente el príncipe despertó a nuestra protagonista mediante algo un poco más íntimo (e igualmente no consentido) que un beso de amor (algo que, naturalmente, jamás veremos en Maléfica)? ¿O que, para hacer caber el pie en el zapato, la madrastra de Cenicienta obligó a sus hijas a cercenarse el talón con un cuchillo? Como ven, la inocencia de dichas historias queda más que en entredicho después de esto. Y su fascinación para un lector adulto, capaz de rastrear entre líneas los significados ocultos al público infantil, sin duda se crece.

Imagen: Campaña de marketing del parque temático Hopi Hari.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s