Mi fascinación con los cuentos de hadas

Los cuentos de hadas siempre me han acompañado. Aunque, si me preguntaran, no sabría decir a ciencia cierta cuál fue el primero. Quizá aquella historia de la niña de la caperuza roja, víctima de un fatídico encuentro en el bosque que cambió para siempre su vida (y las de todos los que la acompañamos). O tal vez la historia de Nabiza, que tantas veces me contó mi padre, en la que una bruja encerraba a una joven en una alta torre sin puerta de acceso. En fin, ya digo que desconozco cuál fue el primero, pero lo que sí puedo asegurarles es que los cuentos de hadas siempre me han acompañado. Incluso ahora, en mi vida adulta. Y es que, con el tiempo, para quienes los apreciamos como lo que son en realidad, estos relatos difícilmente ven mermado su poder de fascinación. Más bien al contrario: con el paso de los años, su sabor no solo cambia, sino que, sin duda alguna, mejora.

Tomen, sin ir más lejos, la denominación de este tipo de historias: «cuentos de hadas». Una denominación tan engañosa y rebosante de veneno como aquello a lo que alude. Y es que, con franqueza, oímos la palabra «hada»… ¿y qué es lo primero en lo que pensamos? En una señora bondadosa vestida de azul celeste, que canta Dibidibadibidú mientras con su varita mágica cumple los sueños de Cenicienta.

 

Rara vez pensamos en las hadas de la mitología escandinava, metamorfoseadas a partir de los gusanos que supuraba el cadáver del gigante Ymir. Ni tampoco en los corros de hadas, donde estas danzan y atraen a los viajeros incautos, que son condenados a un baile desenfrenado con ellas. Ni en lo más escalofriante, sobre todo si observamos el carácter erróneamente infantil que atribuimos a estos personajes: esas hadas de las leyendas nórdicas que secuestran bebés humanos para criarlos como propios.

image

Ilustración: Plucked from the Fairy Circle, de T. H. Thomas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s