FIDELIDAD E INFIDELIDAD EN LAS ADAPTACIONES CINEMATOGRÁFICAS DE CUENTOS DE HADAS

Vivimos en un mundo cada vez más tendente a lo audiovisual. No es de extrañar, pues, que muchas personas hayan conocido gracias a este medio determinados cuentos de hadas por primera vez… mientras que muchas otras los hemos «reconocido» reinventados, narrados de nuevo con otro lenguaje. Un lenguaje que, en ocasiones, pretende guardar tal fidelidad formal al cuento original que se desvía por completo de su sabor; y otras, paradójicamente, pese a desviarse por completo desde el punto de vista formal, acaba rescatando con absoluta precisión la esencia de las historias originales.

sleeping beauty7172012

Las adaptaciones cinematográficas de Walt Disney son el ejemplo por excelencia del primer caso. Aunque suelen respetar hasta cierto punto el desarrollo argumental de los cuentos que las inspiran, lo hacen de un modo edulcorado, cuando no aséptico en ocasiones, tan autoconscientes del público (infantil) a quienes van dirigidas que raramente se permiten la menor concesión a mundos adultos, como sí ocurre en los cuentos de hadas originales. Eso explicaría, desde luego, que Disney jamás haya adaptado (ni llegue a adaptar, con toda probabilidad) cuentos como Piel de asno o El enebro, donde la sordidez impregna de forma tan profunda el cuento entero que difícilmente se puede suavizar sin cambiarlo por completo. Pero ahí tenemos, en cualquier caso, filmes como La bella durmiente, donde el argumento de la película sigue de forma bastante fiel el del cuento original… aunque luego, a la hora de la verdad, se inventa una historia de amor correspondido (e incluso «predestinado») entre la princesa Aurora y el príncipe Felipe, muy anterior al beso final, con la que se logra perpetuar el mensaje Disney del amor verdadero. Así, se rehúyen por completo las implicaciones casi necrófilas del cuento de Perrault (y no digamos las aún más crudas de Sol, Luna y Talía, el cuento de Giambattista Basile, donde se habla no tanto de beso como de violación).

Poster 14 - Hable Con Ella

Precisamente, una película que capta muchísimo mejor la esencia (o parte de la esencia) del cuento de Basile es Hable con ella, de Pedro Almodóvar. En esta versión inconfesa, tenemos a Alicia, una «bella durmiente» que reside en estado de coma en un hospital, donde es atendida por un enfermero enamorado en secreto de ella. Llegados a un punto de la historia, el enfermero necesita expresar su atracción hacia la paciente y una noche acaba violándola. Alicia queda encinta y, también al igual que en el cuento original, despierta del coma tras dar a luz (aunque en la historia de Basile no es debido al parto en sí, hay que aclarar, sino a sus bebés amamantándose de sus pechos).

Otra película de tono adulto (esta vez, de terror) donde, curiosamente, vemos reflejada con bastante fidelidad la esencia del cuento que podría haberla inspirado es Pesadilla en Elm Street de Wes Craven. En ella, Freddy Kruegger, un hombre misterioso y un tanto siniestro, regresa a una localidad para saldar su deuda (en este caso, su sed de venganza) con una comunidad de padres, para lo cual decide llevarse consigo (es decir, asesinar) a los hijos de estos. Como vemos, el título de El flautista de Hamelín suena poderoso.

En todo caso, mi objetivo con este artículo no es repasar mis versiones inconfesas favoritas (por bien que capten el espíritu del original), sino aquellas otras que más conscientes son de sus fuentes… y que lo son de un modo más brillante, claro.

Snow White A Tale of Terror (1997)

SNOW WHITE. A TALE OF HORROR

Esta adaptación televisiva del cuento de los hermanos Grimm es, como bien nos anticipa su título, la que con mayor fidelidad capta el oscuro sabor de la historia original. De acuerdo, no tenemos enanitos propiamente dichos, pero sí una banda de ladrones que ayudan a nuestra protagonista, y que, por tanto, cumplen los requisitos con independencia de su estatura. Además, nunca antes habíamos visto reflejada con tal verosimilitud la angustia de su protagonista (una scream queen en toda regla) o los celos de la madrastra, tan profundos que llegan a provocarle un aborto al ver a Blancanieves más hermosa que ella en el salón del trono. Eso por no mencionar las referencias más que explícitas al canibalismo (con qué deleite saborea Sigourney Weaver lo que cree son las entrañas de su hijastra) y a las artes oscuras que practica la reina (no en vano, el perturbador desenlace de esta película no se conforma con insinuar, sino que prácticamente da nombre y apellidos a lo que la malvada madrastra es en realidad: una bruja satanista).

blancanieves_14608

BLANCANIEVES

Desde un punto de vista formal, quizá la película de Pablo Berger no recoja de manera tan respetuosa el sabor del original como el caso anterior, pero qué duda cabe de que lo trasmite con mucha mayor audacia. Trasladando la historia de los Grimm a una España mítica de folclóricas y toreros, en plenos años 20 del siglo pasado, Berger consigue una película hermosísima de una plasticidad exultante. Todo un manjar para los sentidos que no solo va más allá que ninguna otra adaptación al ofrecernos la historia romántica más verosímil hasta la fecha (Blancanieves enamorada no del príncipe sacado de la manga en el último momento… sino nada menos que de uno de los enanos), sino también el final más amargo y poético, que eleva las implicaciones necrófilas del original a un nuevo nivel. Y, sí, la madrastra encarnada por Maribel Verdú es tan villana de opereta como en el filme de Disney, pero no en vano hablamos de un homenaje al cine mudo. Además, a cambio nos proporciona una pulsión aún más enfermiza y deshumanizada que la mera envidia: la avaricia desmedida.

Company-of-wolves-poster-2

THE COMPANY OF WOLVES

Como ya he comentado en alguna ocasión, esta es la película que me enseñó a amar el mito de Caperucita: En compañía de lobos, de Neil Jordan, adaptación ejemplar del relato homónimo de Angela Carter, así como de Licantropía y Lobalicia. Si alguien cree que Catherine Hardwick inventó el agua tibia con su adaptación crepusculiana, quizá debiera echarle un vistazo a este cuento ochentero de despertar a la sexualidad, con una sensual Caperucita (Sarah Patterson) atraída y repelida al mismo tiempo por esos enigmáticos hombres salvajes del bosque, que son peludos por dentro y a los que las cejas se les juntan. Nunca antes el mito de la joven atraída por el lobo feroz había brillado con tal intensidad. Nunca antes el misterio del bosque milenario fue presentado con tal exuberancia. Nunca antes se habían mostrado con tal exactitud las leyendas europeas sobre los hombres lobo. Una película que te atrapa desde el primer visionado y que, al menos en mi caso, se me ha quedado dentro. Imprescindible.

PANNA_A_NETVORa

PANNA A NETVOR

Con su adaptación cinematográfica de La Bella y la Bestia, Jean Cocteau asentó las bases de casi todas las versiones fílmicas del cuento que la iban a suceder (ahí tenemos ese aspecto leonino de la Bestia, por ejemplo, que ya es todo un icono). Sin embargo, el director francés lo hizo con un tono que, para mi gusto, no siempre acababa de bascular de forma armoniosa el empalago disneyano y la sordidez subyacente en el original literario. Tal vez por este motivo prefiera Panna a Netvor, una adaptación checa dirigida por Juraj Herz, que (repito) se me antoja sabe equilibrar mucho mejor la balanza. Oscura, sensual, romántica, onírica, incluso con toques de terror. Una adaptación que, en definitiva, es a este cuento lo que En compañía de lobos es al de Caperucita roja. Tan vivaz que parece dar a conocer la historia por primera vez. Sin olvidar uno de sus grandes hallazgos: esa Bestia (no con cabeza de león, sino nada menos que de ave) debatiéndose constantemente, casi a la manera hamletiana, entre su naturaleza humana y su naturaleza animal. O lo que es lo mismo: entre devorar a Bella (a fin de cuentas, ¿para qué había ido ella a su palacio, sino para eso?) o amarla.

58533

LE PETIT POUCET

Esta versión francesa de Pulgarcito, bastante desconocida en nuestro país, no solo resulta recomendable por su estética, de una plasticidad ampulosa y a la vez sencilla que nos remite a la serie televisiva El cuentacuentos, sino por su honestidad a la hora de retratar sin medias tintas algunos temas esenciales del cuento original. A fin de cuentas, el hambre y las privaciones son elementos que siempre andan sobrevolando la historia, y para reforzarlos se nos presenta nada menos que una Francia en guerra (¿qué mejor excusa argumental que una contienda bélica para explorar estos asuntos?). Pero además el director, Olivier Dahan, toma sutiles decisiones estilísticas que abren la historia a posibles nuevas interpretaciones. Así, desde que los hermanos se pierden en el bosque hasta casi el final de la película, los colores y paisajes de fondo (incluso los ángulos de la cámara) se vuelven cada vez más inverosímiles, en ocasiones rozando el expresionismo. Si a ello sumamos que las dinámicas en la opulenta casa del ogro son un claro reflejo de las dinámicas en la humilde casa de nuestro protagonista… ¿es real lo que está viviendo Pulgarcito, o es solo un delirio provocado por el hambre y el miedo?

kinopoisk.ru

THE BROTHERS GRIMM

En realidad, la película de Terry Gilliam no adapta ningún cuento específico de los hermanos Grimm, pero sí resulta todo un homenaje a sus mundos. Y digo a sus mundos porque ni siquiera lo es a su biografía propiamente dicha, ya que el filme supone una fabulación posmoderna que se toma bastantes licencias tanto con la realidad que habitaron los hermanos como con su ficción literaria. De este modo, nos encontramos con un blockbuster de aventuras donde dos apuestos y entrañables estafadores, absolutamente anacrónicos, en una de sus correrías como supuestos «cazadores de mitos» se toparán no solo con un mito que supera sus expectativas, sino sobre todo con un aluvión de fuentes que servirá de inspiración a sus cuentos posteriores: reinas brujas obsesionadas con la belleza, torres sin puerta, lobos feroces acosando a niñas con caperuza roja, hermanos perdidos en el bosque… Puro espectáculo hollywoodiense, pues, pero que, una vez más, juega a ser absolutamente fiel a la esencia de sus fuentes (ese tono siempre sombrío, pese a lo deslumbrante de su espectacularidad) desde la más absoluta infidelidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s