Blancanieves

ENTREVISTA POR EL ESCRITOR DAVID MATEO EN LA REVISTA SCIFIWORLD

EntrevistaSciFiWorld

Cuando nos hablan de cuentos infantiles, todos pensamos en las pastitas y en la copita de mistela que nos preparaba la abuela cuando íbamos a visitarla al pueblo. Javier Quevedo, ganador de un premio Nocte con la novela Cuerpos descosidos, nos prepara un manjar bien diferente para la ocasión. Un festín de historias oscuras y macabras que toman como referencia las leyendas que escuchamos en nuestra infancia. Y es que El manjar inmundo publicado por la editorial Punto en Boca, nos presenta una colección de cuentos que evocará en nuestra cabeza todas esas fábulas creadas por los hermanos Grimm, Charles Perrault o Hans Christian Andersen. ¡Eso sí, no esperen encontrar en este libro las edulcoradas versiones que han llegado hasta nuestros hijos! Javier Quevedo hace gala de ese instinto sádico y a la vez elegante que le caracteriza para mostrarnos un paisaje literario crepuscular que no nos dejará indiferentes. ¡Vamos a conocer un poquito más esta obra!

De la novela a la antología de relatos, dos maneras de crear ficción antagónicas. ¿Qué problemas has encontrado a la hora de redactar este libro respecto a tus obras anteriores?

El mayor problema ha sido mantener una unidad atmosférica, aportar un pegamento que uniera los relatos, ya que argumentalmente tienen poco que ver unos con otros (al menos, a priori). Quería evitar que fuese una antología deslavazada, un cajón de sastre donde primara el todo vale, pues es un hándicap del que suelen adolecer muchas antologías de relatos. Mi idea era ofrecer una obra lo más homogénea posible. (más…)

Anuncios

“EL MANJAR INMUNDO” EN EL HUFFINGTON POST

HP

Lo más nuevo del escritor Javier Quevedo Puchal, un libro de relatos inspirados en cuentos clásicos, nace viejo. A El manjar inmundo (Punto en Boca, 2014) le sucede lo mismo que a la serie del fotógrafo Pato Rivero Érase una vez (2012), donde Hansel y Gretel son maniquíes de modernidad hípster y, a la vez, esculturas arcaicas y hieráticas. Mediante palabras o imágenes, tanto Quevedo Puchal como Rivero juegan con la sofisticación vintage, pero no es esa su clave, sino la capacidad de conservar en lo contemporáneo lo atávico, de evocar en lo nuevo algo viejo, muy viejo. Y es un consuelo, porque volver a los cuentos de hadas requiere viajar atrás, hasta las narraciones junto al fuego, y regresar dejando los detalles y trayendo sólo el mutismo y los respingos de sorpresa, de miedo, de fascinación. Actualizarlos no es desempolvarlos o barnizarlos -como parece que sucederá en la Cenicienta de Kenneth Branagh (2015)-, es trasplantar sus sacudidas a nuestra manera de hablar, a nuestra estética, a nuestra realidad. Es acercarlos.

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

SERGIO DORADO Y “EL MANJAR INMUNDO”

IMG-20141130-WA0001

Sergio Dorado todavía no es un actor de largo recorrido, como nuestros anteriores invitados a estos inmundos manjares, pero sin duda alguna es una de esas caras (y miradas) que se quedan grabadas de forma indeleble en la retina del cinéfilo. No en vano, fue uno de los grandes descubrimientos de la película Blancanieves, de Pablo Berger, donde daba vida a Rafita, posiblemente el “príncipe azul” más peculiar, tierno y verosímil de todas las adaptaciones que se han hecho de este cuento popular.

blancanieves-2012_71745

Por estos motivos, y porque además es un tío encantador, resulta un auténtico placer contar con él, que ha tenido la amabilidad de grabarnos un mensaje en exclusiva.

En estos momentos, Sergio Dorado se encuentra grabando nada menos que la nueva temporada de la popular serie televisiva Juego de tronos.

GoT

Una conversación con Javier Quevedo Puchal, autor de “El manjar inmundo”

Cuando te hacen entrevistas, no siempre entras en una sintonía particular con el entrevistador. Por eso es tan gratificante cuando ocurre. Ayer fue uno de esos días en los que no solo me divertí enormemente con la entrevista, sino que me encantó que Carlos Díaz Maroto hubiera entendido (y disfrutado) tanto “El manjar inmundo”. Os dejo con lo que, en realidad, me parece casi una conversación de tú a tú.

EMILIO GAVIRA Y “EL MANJAR INMUNDO”

IMG_20141126_125221

Emilio Gavira no solo es un fantástico actor de largo recorrido en el panorama artístico español (muchos lo recordaréis, inevitablemente, por su mítico papel en El milagro de P. Tinto). También es uno de los intérpretes esenciales en una de mis películas españolas favoritas de todos los tiempos: Blancanieves, de Pablo Berger. En ella, daba vida a uno de los seis enanitos, Jesusín (de hecho, a uno de los que exhibían una entidad más marcada). Si no habéis visto la película, os la recomiendo encarecidamente, pues ya he comentado alguna vez que supone una de las reinvenciones más brillantes que existen de este cuento de hadas. Como sabéis, también El manjar inmundo tiene un relato inspirado en el mismo cuento: “Negra como agua estancada”.

blancanieves

En estos momentos, Emilio Gavira se encuentra representando Fausto, un asombroso montaje de la obra de Goethe a cargo del siempre vanguardista Tomaž Pandur. Podéis verla en el madrileño Teatro Valle-Inclán hasta el 11 de enero.

fausto_3

LAS ILUSTRACIONES DE CALAVERADIABLO PARA “EL MANJAR INMUNDO”

En entradas anteriores he hablado un poco del proceso de creación de la portada a cargo de Fefeto. Una portada que, por cierto, podría recordar sospechosamente a la de la película Excision, de no ser porque la nuestra empezó a fraguarse mucho antes (y, obviamente, los responsables del filme no nos la han plagiado). Pero, sí, sin duda tienen puntos más que razonables en común, aunque ya digo que todo es una coincidencia. La película data de 2012 y nosotros empezamos a diseñar la portada a mediados de… ¡2010! Como veis, el proceso de edición del libro ha sido bastante lento y accidentado (de su recorrido por editoriales mejor no hablamos). Y el diseño de la portada tampoco fue lo que se dice coser y cantar, aunque finalmente creo que Fefeto supo integrar muy bien las referencias de las que yo le hablaba (Glenn Close en Las amistades peligrosas, delicadeza y brutalidad, exquisitez y decadentismo… y, por supuesto, gorgueras, elemento que veíamos muy importante). (más…)

¿QUÉ ES “EL MANJAR INMUNDO”?

el manjar inmundo frontal_pequeña

¿QUÉ ES EL MANJAR INMUNDO?

Si a alguno de los que habéis estado siguiendo este blog le hicieran esta pregunta, a día de hoy lo más seguro es que respondiera: “Una antología de cuentos de hadas en clave de terror gótico”. O algo similar, vaya. Curiosamente, en una de las reuniones que mantuve con mi editor a propósito del lanzamiento del libro, si en algo nos pusimos de acuerdo de inmediato fue en que debíamos evitar a toda costa esta definición. Porque El manjar inmundo no son cuentos de hadas en clave de terror. Ni siquiera creo que sean reinterpretaciones en clave terrorífica de cuentos de hadas clásicos… o, al menos, no siempre lo son. Cierto es que en algunos las fuentes originales que han servido de inspiración brotarán con mayor facilidad y nitidez. En este sentido, tal vez el caso más notorio sea Miah, obviamente una reinterpretación con todas las de la ley del cuento Barba Azul… si bien la ruptura y la deconstrucción siguen estando de la primera a la última página del relato (sobre todo, en la psique de esa protagonista que no podría estar más alejada de la cándida y curiosa protagonista del cuento original). O Cáliz de sangre, donde encontramos una reinvención no tanto de Caperucita roja como de El cuento de la abuela, una de las versiones orales más antiguas (y oscuras) de este cuento. (más…)

FIDELIDAD E INFIDELIDAD EN LAS ADAPTACIONES CINEMATOGRÁFICAS DE CUENTOS DE HADAS

Vivimos en un mundo cada vez más tendente a lo audiovisual. No es de extrañar, pues, que muchas personas hayan conocido gracias a este medio determinados cuentos de hadas por primera vez… mientras que muchas otras los hemos «reconocido» reinventados, narrados de nuevo con otro lenguaje. Un lenguaje que, en ocasiones, pretende guardar tal fidelidad formal al cuento original que se desvía por completo de su sabor; y otras, paradójicamente, pese a desviarse por completo desde el punto de vista formal, acaba rescatando con absoluta precisión la esencia de las historias originales.

sleeping beauty7172012

(más…)

EL TRES Y LA NUMEROLOGÍA EN LOS CUENTOS DE HADAS

goya_pinturas_negras_pequeno_las_parcasImagen: Átropos, Las Parcas o El Destino, de Francisco de Goya

La palabra “tres”, que deriva del latín trinum o tiubium, se considera el primer número impar, ya que se compone por la unión de tres unidades (o, dicho de otro modo, del uno y el dos, que vienen a ser la unidad y el primer número par). Muchos matemáticos de la antigüedad consideraban que el tres era el número perfecto, el de la perfecta armonía, ya que encerraba un comienzo, un medio y un fin. En concreto, la doctrina pitagórica consideraba el tres como el primer número “real”, al ser el primero que podía manifestarse físicamente a través de la formación geométrica del triángulo. No es de extrañar, pues, que el tres represente un número sagrado en casi todas las religiones del mundo (ahí tenemos la Trinidad cristiana, la Trimurti hindú ó la Triple Diosa wiccana, entre otras). Y del mismo modo, tampoco es de extrañar que el tres siempre haya sido un número muy especial durante la historia, cargado de simbolismo y significados. Tres eran los dioses que controlaban el imperio del mundo en la mitología grecorromana. Tres eran las parcas que influían sobre la vida de los hombres. Tres son los componentes de la Santísima Trinidad cristiana. Tres eran los reyes magos. Tres vértices conformaban el triángulo amoroso que llevó a la decadencia de Camelot. Tres eran las brujas que profetizaron la tragedia de Macbeth… (más…)

MUTILACIONES EN LOS CUENTOS DE HADAS

image

Imagen: Muñeca de Hans Bellmer

La fascinación de los cuentos de hadas por la mutilación humana (normalmente femenina, pero no solamente) quizá no llegue al extremo de la acrotomofilia, pero sin duda compone otro elemento más que nos indica lo poco de inocente y lo mucho de pesadillesco que pueden llegar a encerrar a veces estas historias “para niños”. Una mutilación que a veces solo es la materialización obvia de un castigo, pero que otras simboliza la renuncia a una parte de nosotros para encajar en las expectativas de otros (o para escapar de ellas…). (más…)