canibalismo

MUTILACIONES EN LOS CUENTOS DE HADAS

image

Imagen: Muñeca de Hans Bellmer

La fascinación de los cuentos de hadas por la mutilación humana (normalmente femenina, pero no solamente) quizá no llegue al extremo de la acrotomofilia, pero sin duda compone otro elemento más que nos indica lo poco de inocente y lo mucho de pesadillesco que pueden llegar a encerrar a veces estas historias “para niños”. Una mutilación que a veces solo es la materialización obvia de un castigo, pero que otras simboliza la renuncia a una parte de nosotros para encajar en las expectativas de otros (o para escapar de ellas…). (más…)

Anuncios

LA MONSTRUOSIDAD HUMANA Y LOS CUENTOS

image

Como hemos visto y seguiremos viendo, muchos cuentos de hadas (tanto en las versiones de los hermanos Grimm como incluso anteriores) están repletos de las pulsiones humanas más sórdidas que podamos imaginar, de tal punto que poco tienen que envidiar a las historias de terror más perturbadoras. Asesinato, canibalismo, necrofilia, incesto, bestialismo… prácticamente cualquier aberración tiene cabida en estos cuentos con los que los niños han ido a dormir desde siempre. (más…)

CANIBALISMO Y ORALIDAD EN LOS CUENTOS DE HADAS

Bankoboev.Ru_gustav_dore_malchik_s_palchikIlustración de Gustave Doré para Pulgarcito.

Según comenta María Tatar en su prólogo para Los cuentos de hadas clásicos anotados, las descripciones de violencia física en los cuentos de hadas suelen provocar una fascinación especial en los niños. Y no solo cuando esa violencia se relaciona con el castigo a los villanos, como bien ejemplifica en la anécdota que refiere de la escritora Angela Carter, quien en su infancia reía a carcajadas cada vez que su abuela fingía ser el lobo comiéndose a Caperucita Roja. Esto podría llevarnos a observar cierto sadismo manifiesto por parte de los niños, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, podría argumentarse que sus risas e incluso fascinación ante hechos tan violentos están más bien relacionados con una válvula de escape, al ver sus mayores temores sublimados en personajes ficticios, que por supuesto no son ellos mismos. (más…)