críticas literarias

RESEÑA DE “EL MANJAR INMUNDO” EN CINEFAGIA80

EMI

Muy buenas a todos. Hoy de nuevo vuelve a aparecer en este blog, un autor que ya lo había hecho en ocasiones anteriores. En esta ocasión, el libro que hoy se reseña vuelve a estar enclavado dentro del género de horror, en el que el escritor se desenvuelve bastante bien. Ahora, nos ofrece su particular punto de vista de cuentos infantiles por todos conocidos. Acompañadme para ver que visión da el creador de estas historias que hemos escuchado o visto en alguna ocasión. Listos? Allá vamos.

Leer reseña completa.

Anuncios

CRÍTICA EN LA CASA DE EL

LCDE

Abrir el libro y que lo primero que encuentres a modo de cocktail de bienvenida sea una cita de Jim Henson solo puede ser un buen presagio. Y así es, ‘El manjar inmundo’ de Javier Quevedo Puchal es un muy buen libro en su conjunto, con capítulos excepcionales. Y me refiero a él como unidad porque no se trata únicamente de una antología de revisiones de cuentos clásicos, pasados por un tamiz de terror gótico, sino que el autor ha sabido dotar a la totalidad de una continuidad ambiental que cohesiona la obra.

Leer reseña completa

CRÍTICA EN “CRUCE DE CAMINOS”

CDC

Casi seguro que Javier Quevedo Puchal es un tanto desconocido para la mayoría de vosotros. Para mí, literariamente sí, aunque no de leer sobre él en las redes sociales. Así que, cuando vi que sacaba nueva antología de relatos con ese título tan imán: El manjar inmundo en Punto en Boca y que además Darío Vilas me la aconsejaba, no me lo pensé dos veces: tenía que dejar de ser un desconocido literario para mí. Y que bien hice en seguir los consejos del gallego.

Los premios ya lo dicen, Javier Quevedo Puchal fue ganador del premio Nocte 2012 a la mejor novela de terror nacional y nominado a los Ignotus. Con ello casi se podría decir que está entre lo mejor del panorama nacional. Pero una cosa son los premios y otra muy distinta leerlo. Sencillamente genial, brutal, sobrecogedor en mucho momentos (y dejo algo para después).

LEER CRÍTICA COMPLETA

CRÍTICA EN CRÓNICAS LITERARIAS

CDNY

Un nuevo libro de relatos que cae en mis manos, en esta ocasión la nueva publicación de Javier Quevedo Puchal, una revisión de cuentos clásicos que arrastra aquellas imágenes tan idílicas de las historias infantiles (o no tan idílicas, porque el cuento de Barbazúl siempre me ha parecido super gore, incluso cuando leí su versión “para niños”) hacia pasajes terroríficos y perturbados.

De hecho, con eso en mente, creo que el prólogo escrito por Eximeno y Jasso le sienta magníficamente a esta antología. De la boca de un padre indignado que escribe una carta al director de un periódico, nos enteramos del efectos que estos cuentos tuvieron sobre unos inocentes niños que acudieron a una, en teoría, mágica sesión de cuentacuentos. Pero el narrador resultó ser Javier Quevedo Puchal y la obra leída, El manjar inmundo. Y así, amigos, con un prólogo que es una verdadera delicia, comienza este libro.

LEER CRÍTICA COMPLETA

“EL MANJAR INMUNDO” EN EL HUFFINGTON POST

HP

Lo más nuevo del escritor Javier Quevedo Puchal, un libro de relatos inspirados en cuentos clásicos, nace viejo. A El manjar inmundo (Punto en Boca, 2014) le sucede lo mismo que a la serie del fotógrafo Pato Rivero Érase una vez (2012), donde Hansel y Gretel son maniquíes de modernidad hípster y, a la vez, esculturas arcaicas y hieráticas. Mediante palabras o imágenes, tanto Quevedo Puchal como Rivero juegan con la sofisticación vintage, pero no es esa su clave, sino la capacidad de conservar en lo contemporáneo lo atávico, de evocar en lo nuevo algo viejo, muy viejo. Y es un consuelo, porque volver a los cuentos de hadas requiere viajar atrás, hasta las narraciones junto al fuego, y regresar dejando los detalles y trayendo sólo el mutismo y los respingos de sorpresa, de miedo, de fascinación. Actualizarlos no es desempolvarlos o barnizarlos -como parece que sucederá en la Cenicienta de Kenneth Branagh (2015)-, es trasplantar sus sacudidas a nuestra manera de hablar, a nuestra estética, a nuestra realidad. Es acercarlos.

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

Crítica en Planetas Prohibidos

PP

En alguna reseña anterior ya habíamos comentado que, en realidad, los cuentos infantiles que conocemos, no fueron concebidos como tales. Las versiones que conocemos (Blancanieves, Caperucita, Cenicienta, Juan sin miedo, etc) nos han llegado muy suavizadas, edulcoradas casi, y generalmente no recogen el grado de crueldad y moralina que era lo que caracterizaba  a esas obras. El mismo autor lo comenta en la introducción del libro, y nosotros mismos hemos dado también algunos ejemplos en las reseñas que citamos. En esencia, los cuentos que hoy día conocemos (muchos a través de las versiones de Disney), eran relatos atemorizantes, con sumo grado de crueldad (incluso sadismo), que servían como advertencia al pueblo en general, y a los más jóvenes en particular. Esto llevaba implícita, además, una importante carga moralizante.

LEER CRÍTICA COMPLETA

CRÍTICA DE “EL MANJAR INMUNDO” A CARGO DEL DR. MOTOSIERRA

Cabecera Dr motosierra 5

«Buen ejemplo de ello son relatos como Cerillas quemadas o Cáliz de sangre, cuyos desenlaces dejarán descolocado al lector más hábil. Otros cuentos, como El manjar inmundo, nos muestran el tiempo futuro de una historia, el qué ocurre después de que los protagonistas sean felices y coman perdices. En la torre o Miah tienen ese regusto a cuento de fantasmas japonés que cuesta digerir sin mostrar alguna mueca de repulsa. Repulsa que se vuelve angustia al leer La novia perfecta, donde Javier Quevedo Puchal fuerza al máximo la cordura del lector. Y no nos olvidamos de uno de los géneros de terror de moda, que tendrá su lugar en Hambre. Así hasta un total de 13 relatos donde nada es lo que parece, donde en ocasiones nadie es tan bueno o tan malo como parece ser. (…) Un título imprescindible. Si existiera una trinidad celestial del género del terror nacional, un padre, hijo y espíritu santo del miedo escrito, no me queda duda, sus nombres son Jasso, Eximeno y Puchal».

Lee la crítica al completo aquí.