El tercer deseo

ENTREVISTA EN “EL BALLET DE LAS PALABRAS”

EBDLP

Javier Quevedo Puchal es un escritor que disfruta escribiendo. Y no es una afirmación de perogrullo, ojo; lo que quiero decir es que ya sea leyendo sus novelas (Todas las maldiciones del mundo, El tercer deseo, Cuerpos descosidos y Lo que sueñan los insectos), sus colaboraciones en antologías colectivas o incluso su antología de ficción mínima en solitario, Abominatio, se nota que Javier Quevedo Puchal se recrea tanto en las historias como en la forma en que las cuenta. No vive la literatura como un reto, creo yo, sino más bien como un proceso de satisfacción personal con los argumentos, los personajes y las técnicas narrativas. Javier Quevedo Puchal no trata de impactar al lector con trucos de estilo, sino de introducirlo en esas historias en las que él mismo cree de corazón… Y eso se agradece profundamente.

LEER ENTREVISTA COMPLETA

Anuncios

¿QUÉ ES “EL MANJAR INMUNDO”?

el manjar inmundo frontal_pequeña

¿QUÉ ES EL MANJAR INMUNDO?

Si a alguno de los que habéis estado siguiendo este blog le hicieran esta pregunta, a día de hoy lo más seguro es que respondiera: “Una antología de cuentos de hadas en clave de terror gótico”. O algo similar, vaya. Curiosamente, en una de las reuniones que mantuve con mi editor a propósito del lanzamiento del libro, si en algo nos pusimos de acuerdo de inmediato fue en que debíamos evitar a toda costa esta definición. Porque El manjar inmundo no son cuentos de hadas en clave de terror. Ni siquiera creo que sean reinterpretaciones en clave terrorífica de cuentos de hadas clásicos… o, al menos, no siempre lo son. Cierto es que en algunos las fuentes originales que han servido de inspiración brotarán con mayor facilidad y nitidez. En este sentido, tal vez el caso más notorio sea Miah, obviamente una reinterpretación con todas las de la ley del cuento Barba Azul… si bien la ruptura y la deconstrucción siguen estando de la primera a la última página del relato (sobre todo, en la psique de esa protagonista que no podría estar más alejada de la cándida y curiosa protagonista del cuento original). O Cáliz de sangre, donde encontramos una reinvención no tanto de Caperucita roja como de El cuento de la abuela, una de las versiones orales más antiguas (y oscuras) de este cuento. (más…)