Goya

RESEÑA DE “EL MANJAR INMUNDO” EN LA DISECCIONADORA DE LIBROS

1

Os voy a contar una cosa muy bonita de la que me estoy percatando con este libro (y que puede parecer obvia, pero para mí no lo es): cuanto menos impedimentos le pones a la imaginación, más rico y honesto es lo que escribes. Me doy cuenta con cada nueva crítica u opinión que sale a propósito de El manjar inmundo, cuando me señalan posibles referencias e influencias en las que no estaba pensando para nada durante la escritura de los relatos, pero que seguramente sí están ahí. Hace poco mi amigo Toni me comentó que en “El dulzainero” encontró ecos de algunas pelis del estudio Ghibli (y aunque yo estaba pensando más bien en Goya, Lovecraft, Lorca y mi padre cuando lo escribía… reconozco que no me parece nada descabellada la lectura de mi amigo, pues las pelis de este estudio me encantan). Ahora en esta reseña comentan, entre otras influencias conscientes en las que han dado mucho en el clavo, que el relato que da título a la antología tiene mucho del cine de la venganza de Park Chan-Wook. Y, una vez más, debo reconocer que es probable que las tenga sin yo saberlo, porque es un autor que me gusta mucho. Cómo es el inconsciente, de verdad… (más…)

Anuncios

EL TRES Y LA NUMEROLOGÍA EN LOS CUENTOS DE HADAS

goya_pinturas_negras_pequeno_las_parcasImagen: Átropos, Las Parcas o El Destino, de Francisco de Goya

La palabra “tres”, que deriva del latín trinum o tiubium, se considera el primer número impar, ya que se compone por la unión de tres unidades (o, dicho de otro modo, del uno y el dos, que vienen a ser la unidad y el primer número par). Muchos matemáticos de la antigüedad consideraban que el tres era el número perfecto, el de la perfecta armonía, ya que encerraba un comienzo, un medio y un fin. En concreto, la doctrina pitagórica consideraba el tres como el primer número “real”, al ser el primero que podía manifestarse físicamente a través de la formación geométrica del triángulo. No es de extrañar, pues, que el tres represente un número sagrado en casi todas las religiones del mundo (ahí tenemos la Trinidad cristiana, la Trimurti hindú ó la Triple Diosa wiccana, entre otras). Y del mismo modo, tampoco es de extrañar que el tres siempre haya sido un número muy especial durante la historia, cargado de simbolismo y significados. Tres eran los dioses que controlaban el imperio del mundo en la mitología grecorromana. Tres eran las parcas que influían sobre la vida de los hombres. Tres son los componentes de la Santísima Trinidad cristiana. Tres eran los reyes magos. Tres vértices conformaban el triángulo amoroso que llevó a la decadencia de Camelot. Tres eran las brujas que profetizaron la tragedia de Macbeth… (más…)