hermanos grimm

RESEÑA EN EL BLOG “REBOTANDO DE UNA COSA A OTRA”

Reb

Al final voy a tener que crear una sección para Javier Quevedo, porque tras dos reseñas –Cuerpos descosidos y Lo que sueñan los insectos–  y una entrevista dividida en dos partes que puedes leer aquí y aquí, hoy te veoy a hablar de El manjar inmundo, su tercera y hasta hace un par de días su última novela, porque el jueves pasado anunciaba por sus redes sociales que ya ha terminado su nuevo libro y que iba a registrarlo. Tal y como le he dicho, ya tengo ganas de leerlo.

(más…)

Anuncios

PERDIDOS EN EL BOSQUE: CRÍTICA DE LA PELÍCULA “INTO THE WOODS”, DE ROB MARSHALL

Into_the_Woods-763837529-large

Uno puede cometer dos errores a la hora de vender (o simplemente presentar, si no queremos ser tan mercantilistas) una obra artística al público. El primer error consistiría en orquestar una campaña de marketing errónea, dirigida al público potencial equivocado o exhibiendo una visión distorsionada de la obra, de esas que prometen algo diametralmente opuesto a lo que acaban ofreciendo. El segundo, y quizá incluso más peligroso, sería concebir de forma equivocada el producto antes incluso de empezar la campaña de marketing, es decir, cuando aún se está dando forma a la obra. (más…)

“EL MANJAR INMUNDO” EN EL HUFFINGTON POST

HP

Lo más nuevo del escritor Javier Quevedo Puchal, un libro de relatos inspirados en cuentos clásicos, nace viejo. A El manjar inmundo (Punto en Boca, 2014) le sucede lo mismo que a la serie del fotógrafo Pato Rivero Érase una vez (2012), donde Hansel y Gretel son maniquíes de modernidad hípster y, a la vez, esculturas arcaicas y hieráticas. Mediante palabras o imágenes, tanto Quevedo Puchal como Rivero juegan con la sofisticación vintage, pero no es esa su clave, sino la capacidad de conservar en lo contemporáneo lo atávico, de evocar en lo nuevo algo viejo, muy viejo. Y es un consuelo, porque volver a los cuentos de hadas requiere viajar atrás, hasta las narraciones junto al fuego, y regresar dejando los detalles y trayendo sólo el mutismo y los respingos de sorpresa, de miedo, de fascinación. Actualizarlos no es desempolvarlos o barnizarlos -como parece que sucederá en la Cenicienta de Kenneth Branagh (2015)-, es trasplantar sus sacudidas a nuestra manera de hablar, a nuestra estética, a nuestra realidad. Es acercarlos.

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

¿QUÉ ES “EL MANJAR INMUNDO”?

el manjar inmundo frontal_pequeña

¿QUÉ ES EL MANJAR INMUNDO?

Si a alguno de los que habéis estado siguiendo este blog le hicieran esta pregunta, a día de hoy lo más seguro es que respondiera: “Una antología de cuentos de hadas en clave de terror gótico”. O algo similar, vaya. Curiosamente, en una de las reuniones que mantuve con mi editor a propósito del lanzamiento del libro, si en algo nos pusimos de acuerdo de inmediato fue en que debíamos evitar a toda costa esta definición. Porque El manjar inmundo no son cuentos de hadas en clave de terror. Ni siquiera creo que sean reinterpretaciones en clave terrorífica de cuentos de hadas clásicos… o, al menos, no siempre lo son. Cierto es que en algunos las fuentes originales que han servido de inspiración brotarán con mayor facilidad y nitidez. En este sentido, tal vez el caso más notorio sea Miah, obviamente una reinterpretación con todas las de la ley del cuento Barba Azul… si bien la ruptura y la deconstrucción siguen estando de la primera a la última página del relato (sobre todo, en la psique de esa protagonista que no podría estar más alejada de la cándida y curiosa protagonista del cuento original). O Cáliz de sangre, donde encontramos una reinvención no tanto de Caperucita roja como de El cuento de la abuela, una de las versiones orales más antiguas (y oscuras) de este cuento. (más…)

FIDELIDAD E INFIDELIDAD EN LAS ADAPTACIONES CINEMATOGRÁFICAS DE CUENTOS DE HADAS

Vivimos en un mundo cada vez más tendente a lo audiovisual. No es de extrañar, pues, que muchas personas hayan conocido gracias a este medio determinados cuentos de hadas por primera vez… mientras que muchas otras los hemos «reconocido» reinventados, narrados de nuevo con otro lenguaje. Un lenguaje que, en ocasiones, pretende guardar tal fidelidad formal al cuento original que se desvía por completo de su sabor; y otras, paradójicamente, pese a desviarse por completo desde el punto de vista formal, acaba rescatando con absoluta precisión la esencia de las historias originales.

sleeping beauty7172012

(más…)

EL TRES Y LA NUMEROLOGÍA EN LOS CUENTOS DE HADAS

goya_pinturas_negras_pequeno_las_parcasImagen: Átropos, Las Parcas o El Destino, de Francisco de Goya

La palabra “tres”, que deriva del latín trinum o tiubium, se considera el primer número impar, ya que se compone por la unión de tres unidades (o, dicho de otro modo, del uno y el dos, que vienen a ser la unidad y el primer número par). Muchos matemáticos de la antigüedad consideraban que el tres era el número perfecto, el de la perfecta armonía, ya que encerraba un comienzo, un medio y un fin. En concreto, la doctrina pitagórica consideraba el tres como el primer número “real”, al ser el primero que podía manifestarse físicamente a través de la formación geométrica del triángulo. No es de extrañar, pues, que el tres represente un número sagrado en casi todas las religiones del mundo (ahí tenemos la Trinidad cristiana, la Trimurti hindú ó la Triple Diosa wiccana, entre otras). Y del mismo modo, tampoco es de extrañar que el tres siempre haya sido un número muy especial durante la historia, cargado de simbolismo y significados. Tres eran los dioses que controlaban el imperio del mundo en la mitología grecorromana. Tres eran las parcas que influían sobre la vida de los hombres. Tres son los componentes de la Santísima Trinidad cristiana. Tres eran los reyes magos. Tres vértices conformaban el triángulo amoroso que llevó a la decadencia de Camelot. Tres eran las brujas que profetizaron la tragedia de Macbeth… (más…)

MUTILACIONES EN LOS CUENTOS DE HADAS

image

Imagen: Muñeca de Hans Bellmer

La fascinación de los cuentos de hadas por la mutilación humana (normalmente femenina, pero no solamente) quizá no llegue al extremo de la acrotomofilia, pero sin duda compone otro elemento más que nos indica lo poco de inocente y lo mucho de pesadillesco que pueden llegar a encerrar a veces estas historias “para niños”. Una mutilación que a veces solo es la materialización obvia de un castigo, pero que otras simboliza la renuncia a una parte de nosotros para encajar en las expectativas de otros (o para escapar de ellas…). (más…)

CAPERUCITAS AL DESNUDO: CAPERUCITA ROJA EN EL CINE

Posiblemente, mi cuento de hadas favorito es Caperucita Roja. No sé qué me fascina tanto en la historia de esa niña (aunque la mayoría de adaptaciones retoman convenientemente el componente erótico de la versión de Charles Perrault y hacen de ella una “niña” no tan pequeña) que ha de cruzar un bosque milenario para llevar una cesta con comida a su abuela convaleciente… y, por el camino, despertar a la sexualidad de la mano del gran lobo feroz. No me cansaré de repetirlo: si queréis indagar en las raíces y múltiples reelaboraciones que este mito ha tenido durante la historia, lo ideal es leer el ensayo Caperucita al desnudo, de Catherine Orenstein. Y sin embargo, es un libro que sigue quedándose corto, pues las relecturas no dejan de sucederse, como si aún quedara mucho por decir… o por explotar, según el caso.

(más…)

EL INCESTO EN LOS CUENTOS DE HADAS

image

Fotograma de la serie televisiva El cuentacuentos

Si bien la mitología griega tenía menos escrúpulos a la hora de explorar un tema tan controvertido y tabú como el incesto, es decir, la relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio (ahí tenemos las aproximaciones que hacen los mitos de Electra o Edipo), los cuentos de hadas clásicos tampoco han tenido muchos pelos en la lengua para abordar el tema cuando se ha terciado la ocasión. Lo cual, una vez más, nos da buena medida de lo engañosa que es la idea popular de que los cuentos son “cosas de niños”. (más…)

MUJERES OBJETO Y NECROFILIA EN LOS CUENTOS DE HADAS

image

Fotograma de Blancanieves, de Pablo Berger

No debemos olvidar que la mayoría de los cuentos de hadas clásicos (ya en sus versiones orales, ya en las adaptaciones escritas e incluso cinematográficas posteriores) funcionan no solo como entretenimiento, sino también como obra moralizante. Es decir, no solo fabulan sobre la realidad, sino que nos dicen cómo debería ser esta realidad. Y justo uno de los elementos en los que más hincapié se suele hacer es cómo deberían ser las mujeres, esas “heroínas pasivas” (abnegadas, en el mejor caso) de las que nos habla Maria Tatar, y que a fin de cuentas recogían las preferencias sociales de otros tiempos. (más…)