Nabiza

ENTREVISTA POR EL ESCRITOR DAVID MATEO EN LA REVISTA SCIFIWORLD

EntrevistaSciFiWorld

Cuando nos hablan de cuentos infantiles, todos pensamos en las pastitas y en la copita de mistela que nos preparaba la abuela cuando íbamos a visitarla al pueblo. Javier Quevedo, ganador de un premio Nocte con la novela Cuerpos descosidos, nos prepara un manjar bien diferente para la ocasión. Un festín de historias oscuras y macabras que toman como referencia las leyendas que escuchamos en nuestra infancia. Y es que El manjar inmundo publicado por la editorial Punto en Boca, nos presenta una colección de cuentos que evocará en nuestra cabeza todas esas fábulas creadas por los hermanos Grimm, Charles Perrault o Hans Christian Andersen. ¡Eso sí, no esperen encontrar en este libro las edulcoradas versiones que han llegado hasta nuestros hijos! Javier Quevedo hace gala de ese instinto sádico y a la vez elegante que le caracteriza para mostrarnos un paisaje literario crepuscular que no nos dejará indiferentes. ¡Vamos a conocer un poquito más esta obra!

De la novela a la antología de relatos, dos maneras de crear ficción antagónicas. ¿Qué problemas has encontrado a la hora de redactar este libro respecto a tus obras anteriores?

El mayor problema ha sido mantener una unidad atmosférica, aportar un pegamento que uniera los relatos, ya que argumentalmente tienen poco que ver unos con otros (al menos, a priori). Quería evitar que fuese una antología deslavazada, un cajón de sastre donde primara el todo vale, pues es un hándicap del que suelen adolecer muchas antologías de relatos. Mi idea era ofrecer una obra lo más homogénea posible. (más…)

Anuncios

Mi fascinación con los cuentos de hadas

Los cuentos de hadas siempre me han acompañado. Aunque, si me preguntaran, no sabría decir a ciencia cierta cuál fue el primero. Quizá aquella historia de la niña de la caperuza roja, víctima de un fatídico encuentro en el bosque que cambió para siempre su vida (y las de todos los que la acompañamos). O tal vez la historia de Nabiza, que tantas veces me contó mi padre, en la que una bruja encerraba a una joven en una alta torre sin puerta de acceso. En fin, ya digo que desconozco cuál fue el primero, pero lo que sí puedo asegurarles es que los cuentos de hadas siempre me han acompañado. Incluso ahora, en mi vida adulta. Y es que, con el tiempo, para quienes los apreciamos como lo que son en realidad, estos relatos difícilmente ven mermado su poder de fascinación. Más bien al contrario: con el paso de los años, su sabor no solo cambia, sino que, sin duda alguna, mejora.

(más…)