relatos de terror

RESEÑA EN EL BLOG “CALLES DE TINTA”

CDT

Aunque hace un tiempo era más extraño encontrarse con una antología de relatos en las librerías, cada vez esta siendo mas común descubrir nuevos lanzamientos de este tipo. Sea por el motivo que sea, el imparable aumento de su publicación ha permitido que muchos autores vean editados ese cuento que no encontraba lugar o longitud para convertirse en una historia con más paginas y convertirla en novela. También existe otro modelo, que es el que nos ocupa, donde un único autor engloba una serie de relatos de su cosecha, publicándolos en un único tomo.

Leer reseña completa.

Anuncios

RESEÑA EN UNIVERSO LA MAGA

UniversoLaMagaç

“El manjar inmundo”, la nueva antología de relatos de  Javier Quevedo Puchal publicada por la editorial Punto en Boca resulta una estimulante colección de cuentos de hadas, transmutados en historias para adultos gracias a la habilidad narrativa de este joven autor. Os presentamos la reseña que de ella ha realizado nuestra compañera Marisa Caballero:

Javier Quevedo Puchal, ganador del Premio Nocte en 2012, nos presenta un libro en el que constatamos que los cuentos de hadas que siempre nos han acompañado desde nuestra infancia (cada uno hemos tenido nuestros preferidos) pueden encerrar otra historia diferente. Tal vez sea generalizado el miedo que nos provocaban de pequeñas y el ligero horror que han seguido produciéndonos de mayores. Lo que sí os aseguro es que este libro consigue engancharnos desde la primera página y descubre una parte oscura que encerramos dentro de nosotros.

Leer la reseña completa

RESEÑA EN DIARIO OMNIPRESENTE: Las historias góticas de “El manjar inmundo”

DO

¿Recuerdas a la Cenicienta? ¿O a Rapunzel? Eran cuentos bonitos, edulcorados y bastante machistas que nos contaban de pequeños, con la idea de que era lo más adecuado para esas edades. Sin embargo, los cuentos clásicos no son para un público infantil y poco se parecen a la versión Disney. Cuando los hermanos Grimm o Hans Christian Andersen las recogieron, eran historias oscuras, tenebrosas y tremendamente violentas.

LEER RESEÑA COMPLETA

“EL MANJAR INMUNDO”, RECOMENDADO EN EL NÚMERO DE DICIEMBRE DE LA REVISTA SCIFIWORLD

Escaneo SCFW

CRÍTICA EN “CRUCE DE CAMINOS”

CDC

Casi seguro que Javier Quevedo Puchal es un tanto desconocido para la mayoría de vosotros. Para mí, literariamente sí, aunque no de leer sobre él en las redes sociales. Así que, cuando vi que sacaba nueva antología de relatos con ese título tan imán: El manjar inmundo en Punto en Boca y que además Darío Vilas me la aconsejaba, no me lo pensé dos veces: tenía que dejar de ser un desconocido literario para mí. Y que bien hice en seguir los consejos del gallego.

Los premios ya lo dicen, Javier Quevedo Puchal fue ganador del premio Nocte 2012 a la mejor novela de terror nacional y nominado a los Ignotus. Con ello casi se podría decir que está entre lo mejor del panorama nacional. Pero una cosa son los premios y otra muy distinta leerlo. Sencillamente genial, brutal, sobrecogedor en mucho momentos (y dejo algo para después).

LEER CRÍTICA COMPLETA

CRÍTICA EN “CAMINO A THUNDERA”

CAT

Ahora que las comilonas de las navidades llegan a su fin, ante ese último festín que coronamos con un bollo en forma de rosca y que esconde uno de las últimas sorpresas que traerán estas fiestas, sin menospreciar el susto de la báscula en más de un caso, os propongo haceros un autoregalo. Bien para ese día, o bien para la vuelta a la realidad que más de uno desea. Y este regalo es un festín, mejor dicho un manjar, pero al contrario que las viandas a las que estamos acostumbrados, no nos hará engordar, al contrario, como mucho harán que nuestras ojeras aumenten, al principio por no querer dormir y seguir leyendo, y después porque las historias habrán interrumpido nuestra paz mundana.

LEER CRÍTICA COMPLETA

CRÍTICA EN CRÓNICAS LITERARIAS

CDNY

Un nuevo libro de relatos que cae en mis manos, en esta ocasión la nueva publicación de Javier Quevedo Puchal, una revisión de cuentos clásicos que arrastra aquellas imágenes tan idílicas de las historias infantiles (o no tan idílicas, porque el cuento de Barbazúl siempre me ha parecido super gore, incluso cuando leí su versión “para niños”) hacia pasajes terroríficos y perturbados.

De hecho, con eso en mente, creo que el prólogo escrito por Eximeno y Jasso le sienta magníficamente a esta antología. De la boca de un padre indignado que escribe una carta al director de un periódico, nos enteramos del efectos que estos cuentos tuvieron sobre unos inocentes niños que acudieron a una, en teoría, mágica sesión de cuentacuentos. Pero el narrador resultó ser Javier Quevedo Puchal y la obra leída, El manjar inmundo. Y así, amigos, con un prólogo que es una verdadera delicia, comienza este libro.

LEER CRÍTICA COMPLETA

Crítica en Planetas Prohibidos

PP

En alguna reseña anterior ya habíamos comentado que, en realidad, los cuentos infantiles que conocemos, no fueron concebidos como tales. Las versiones que conocemos (Blancanieves, Caperucita, Cenicienta, Juan sin miedo, etc) nos han llegado muy suavizadas, edulcoradas casi, y generalmente no recogen el grado de crueldad y moralina que era lo que caracterizaba  a esas obras. El mismo autor lo comenta en la introducción del libro, y nosotros mismos hemos dado también algunos ejemplos en las reseñas que citamos. En esencia, los cuentos que hoy día conocemos (muchos a través de las versiones de Disney), eran relatos atemorizantes, con sumo grado de crueldad (incluso sadismo), que servían como advertencia al pueblo en general, y a los más jóvenes en particular. Esto llevaba implícita, además, una importante carga moralizante.

LEER CRÍTICA COMPLETA

Crítica de “El manjar inmundo” en Hombres Encontrados

HE

Reconozco que siempre he sentido fascinación por los cuentos de hadas. Puede que sea por ese tono solemne y a la vez cercano que tienen las historias de siempre, unido a la universalidad de los temas que tratan. El caso es que siempre que se hace una revisión del género, suelo seguirlo con una rara mezcla de esperanzada alegría y prudente escepticismo. No obstante, El manjar inmundo me ofrecía una garantía que me permitía lanzarme a sus páginas con tranquilidad. Esa garantía tiene nombre y apellidos.
Javier Quevedo Puchal es uno de esos autores que no se conforman con escribir bien. Él mantiene un tórrido romance con el lenguaje. Lo conoce íntimamente y, al igual que ocurre con quien conoce bien a su amante, sabe cómo hacerle feliz, pero también cómo manipularle para que la balanza se incline a su favor.

LEER CRÍTICA COMPLETA