Rumpelstiltskin

EL TRES Y LA NUMEROLOGÍA EN LOS CUENTOS DE HADAS

goya_pinturas_negras_pequeno_las_parcasImagen: Átropos, Las Parcas o El Destino, de Francisco de Goya

La palabra “tres”, que deriva del latín trinum o tiubium, se considera el primer número impar, ya que se compone por la unión de tres unidades (o, dicho de otro modo, del uno y el dos, que vienen a ser la unidad y el primer número par). Muchos matemáticos de la antigüedad consideraban que el tres era el número perfecto, el de la perfecta armonía, ya que encerraba un comienzo, un medio y un fin. En concreto, la doctrina pitagórica consideraba el tres como el primer número “real”, al ser el primero que podía manifestarse físicamente a través de la formación geométrica del triángulo. No es de extrañar, pues, que el tres represente un número sagrado en casi todas las religiones del mundo (ahí tenemos la Trinidad cristiana, la Trimurti hindú ó la Triple Diosa wiccana, entre otras). Y del mismo modo, tampoco es de extrañar que el tres siempre haya sido un número muy especial durante la historia, cargado de simbolismo y significados. Tres eran los dioses que controlaban el imperio del mundo en la mitología grecorromana. Tres eran las parcas que influían sobre la vida de los hombres. Tres son los componentes de la Santísima Trinidad cristiana. Tres eran los reyes magos. Tres vértices conformaban el triángulo amoroso que llevó a la decadencia de Camelot. Tres eran las brujas que profetizaron la tragedia de Macbeth… (más…)

Anuncios

DE PADRES EGOÍSTAS Y TRATOS DEMONÍACOS

QueenGuesses-smallIlustración de Paul O. Zelinksi para Rumpelstiltskin.

Sin duda, solo hay algo más terrible en los cuentos de hadas que el rapto de bebés por parte de seres mágicos: el canjeo de estos bebés por parte de sus padres, ya sea llevados por un acto de mero egoísmo o tan solo de pura irreflexión. Un hecho doblemente monstruoso, en cualquier caso, ¿pues qué puede haber más terrible que unos padres usen a sus bebés como moneda de cambio? Y aun así, no son infrecuentes los cuentos que reflejan esta transacción deshumanizada. (más…)